Comenzando

Comenzando

Volver

¿Qué debo saber antes de comenzar?

Al principio, necesita principalmente una cosa: Recursos. El aserradero corta madera, la barrera recolecta barro y la mina de hierro produce hierro. Cuanto más expandes esos edificios, más producen. Cuando te unes a un mundo por primera vez, se recomienda aumentar la producción de recursos en unos pocos niveles.

Después de haber asegurado una buena producción base de recursos, puedes comenzar a formar tropas. En el cuartel (se necesita un cuartel general de nivel 3) puedes comenzar a reclutar lanceros. Los Lanceros ofrecen cierta protección contra posibles atacantes que quieran saquear tus recursos. Por lo general, no son buenas tropas de ataque, pero son útiles para asaltar pueblos muy pequeños e indefensos con el fin de saquear sus recursos.

Además de reclutar tropas, también hay otras formas de ayudar a proteger tu pueblo y defender tus recursos en las primeras etapas del juego. Una forma de proteger tus recursos es construir tu escondite. Cuanto más grande sea el escondite, más recursos estarán a salvo de los atacantes. Otro buen elemento de disuasión es construir un muro (se necesita cuartel de nivel 1). Cuanto más alto sea el nivel de tu muro, más fuerte será la defensa básica de tu pueblo. Esto significa que tus enemigos sufrirán mayores pérdidas cuando ataquen pueblos con niveles de muralla más altos.

Si descubres que tienes un exceso de recursos, es posible que desees considerar la creación de un mercado. (Se necesita edificio principal nivel 3 y almacén de nivel 2). En el mercado, puedes ver lo que ofrecen tus vecinos e intercambiar recursos que no deseas. También puedes crear tus propias ofertas.

También debes buscar en tu área para encontrar una buena tribu a la que unirse. Siempre es más fácil luchar y defender en grupo. ¡También es una buena manera de conocer gente agradable!